Vibra

Vibra

HojaMandarina

(11) No hay nada más que pensar cuando te acuestas en un jardín. Tu cuerpo, trémulo por la humedad del pasto, existe sin mayor complicación. Las hojas de los árboles que se mueven, ocultan tus secretos y tus vergüenzas. Vergüenza, es a lo que siempre me han enseñado a temerle.

(13) Los coches que pasan levantan el vuelo de mi vestido. Por eso me gusta caminar al lado de la carretera, por la ligereza que siento. Seguiría, pero creo que alguien me ha reconocido.

(6) No me gusta correr. Cuando me detengo, escucho mi jadeo y me vuelvo a dar cuenta de que soy hombre. Salí vestido de mujer otra vez. (5) Mi familia no deja de dar vueltas para asegurarse de que la puerta tras la cual me encierran, sigue cerrada con llave. Siempre se les olvida la ventana.

(7) Les dejo una nota para que quede constancia de que no tengo cobardía. Nunca he pensado que la gente que hace esto, la tenga.

(1) Vine a despedirme del mar. A las olas viejas y sabias, no les importa si soy mujer u hombre.

Regreso por la misma ventana. (8) El eco que hace la bala en mi cabeza hace resonar todo mi cuerpo. Vibra mucho, pero aún así no alcanzo a darme cuenta si este cuerpo es realmente mío.

21/05/15

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *